Biografía

Biografía

en
Abril 1, 2021

¡Hola! Soy Carlos.

Soy Carlos Maldonado Curti, papá de muchas niñas, abogado de profesión y político por vocación. Actualmente presido el Partido Radical de Chile, que se encuentra al servicio de Chile y su gente desde 1863, y soy candidato a la Presidencia de la República.

Nací en Valparaíso el 21 de julio de 1963, en pleno invierno. Mi infancia y mi juventud la pasé en el Cerro Jiménez, donde cultive grandes amistades que recuerdo con cariño.

Por mi padre, un antiguo dirigente radical quien jubiló como empleado de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE), al igual que su padre (mi abuelo) quien trabajó como obrero en esa compañía del Estado, conocí el amor por el fútbol y por Santiago Wanders, el primer equipo profesional de fútbol que existió en nuestro país. Y obviamente, pertenece al puerto.

Estudios

Como muchos de ustedes, provengo de una familia de esfuerzo y soy hijo de la educación pública. Estudié mi enseñanza básica en la Escuela E-310 y cursé la enseñanza media en el Liceo Eduardo de la Barra, ambos ubicado en mí puerto querido.

Siempre tuve inclinación por las humanidades, y cuando terminé la educación superior, a fines de la década de los 70′, decidí estudiar la carrera de Derecho en la Universidad de Valparaíso (1980). Con los años también cursé el Programa de Magíster de la misma carrera en la Escuela de Graduados de la Universidad de Chile en 1995, en la ciudad de Santiago.

Conocí de cerca las injusticias y las limitaciones que impone la pobreza. Como dije, soy de una familia modesta, de los cerros de Valparaíso, y entiendo los esfuerzos que hay que hacer para salir adelante como familia, como persona, y también como sociedad. Vi las injusticias y la pobreza. Iba a un colegio donde había niños muy pobres. Yo no tenía recursos más que lo básico, pero tenía compañeros que de verdad vivían mucha pobreza, en una escuela en el Cerro Florida. Iban con zapatos que no eran de su número, que les habían regalado, de personas más grandes. Compañeros que no tenían baño en sus casas. Por eso, siento que es tan importante trabajar para hacer un mejor país, realmente justo y más solidario, más fraterno, donde nadie viva privaciones. Que todas las personas tengan derecho a una buena vivienda, una alimentación adecuada, buena educación, porque de verdad se pasa mal siendo pobre. Yo lo sufrí en parte, pero tuve amigos y amigas que lo sufrieron mucho más. Y me gustaría que nadie más lo sufra en Chile.

La política

Tal como mi padre, también decidí ingresar al Partido Radical a la edad de 20 años (1983), en plena época universitaria. Allí cultivé grandes amistades y personas con las que he trabajado por muchísimos años, incluso hasta el día de hoy. Recuerdo con cariño como con un grupo de dirigentes jóvenes logramos, en la década de los 80′ la presidencia de la Juventud Radical de Valparaíso, época especialmente difícil ya que las actividades políticas estaban prohibidas por la Dictadura.

En 1989 me desempeñé como Jefe de Gabinete del ex Senador radical Carlos González Márquez, quien también sería Presidente de la colectividad. Allí tuve la oportunidad de conocer el mundo de la política formal, de coordinar el trabajo parlamentarios, involucrarme en una serie de temas de enorme relevancia para el país, en una época en la que habían muchas esperanzas de lograr grandes cosas –muchas las cuales se hicieron, por cierto-, pero también tocó enfrentarse a las fuerzas conservadoras que anoraban con nostalgia la época del Dictador. Ese camino estuvo lleno de desafíos y tuvo el honor de conocer a muchas y muchos valientes que se enfrentaron al orden establecido por una derecha ultraconservadora en lo valórico y ultraliberal en lo económico.

En 1994 decidí ejercer mi profesión, aunque siempre estuve cerca de la política. Trabajé por algunos años como independiente y me pude dar el tiempo de cursar programas postgrados.

No obstante, durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz Tagle, volví al servicio público, donde me integré como Jefe de Gabinete en la Subsecretaría de Justicia, primero bajo las órdenes de Eduardo Jara y luego de José Antonio Gómez, quien a la postre también se convirtió en Senador y Presidente del Partido Radical durante 10 años. Permanecí en ese cargo hasta los inicios del Gobierno de Ricardo Lagos, en el año 2000. A partir de entonces acompañé a José Antonio al Ministerio de Justicia donde me desempeñé como Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Coordinación de la Reforma Procesal Penal, entidad que tuvo la tarea titánica de poner en marcha una reforma que le cambió la cara al sistema de persecución final.

Subsecretario y Ministro

En 2006 asumí como Subsecretario General de Gobierno del primer gobierno de Michelle Bachelet, convirtiéndome así en el primer radical en ocupar un puesto de Gobierno en el Palacio de La Moneda, desde la vuelta de la democracia. Al año siguiente, en 2007, la Presidente Bachelet me confió la titularidad del Ministerio de Justicia, donde serví hasta el año 2010.

“Estoy preparado para ser Presidente de Chile. Coordiné la implementación de reformas importantes en la justicia en el gobierno de Ricardo Lagos, fui Subsecretario General de Gobierno y ministro de Justicia en el primer gobierno de Michelle Bachelet, fui miembro del comité político: es decir, estábamos en todas las decisiones relevantes, en permanente contacto con los ministros de La Moneda y con la Presidenta. La Cuarta

Luego de eso (2011 en adelante) colaboré intensamente en el desarrollo de reformas procesales a nivel latinoamerica, especialmente en México donde me radique con mi familia por varios años.

Referente

El gobierno de Pedro Aguirre Cerda fue el más exitoso en la historia de Chile. Es mi referente. Fomentó el desarrollo económico a través de la Corfo, consolidó la democracia, promovió la unidad social. Multiplicó por seis la cobertura educacional, mejoró la salud, las viviendas, hizo una serie de políticas sociales muy relevantes en solo tres años. Demostró que se puede combinar justicia social y unidad Nacional con estabilidad política y con crecimiento económico.

Yo, Carlos Maldonado, soy un hombre capaz, honesto, consecuente, que se ha forjado a través del esfuerzo. Soy una persona de origen humilde, que nunca ha dejado de lado el cumplir con el deber que le ha correspondido, sea estudiando, trabajando, haciendo política. Y uno surge en la vida y logra objetivos cuando es consecuente y cuando actúa correctamente. Estoy convencido de que al que actúa bien, le va bien.

TAGS